El COVID-19 impulsa una nueva tendencia en rehabilitación: instalar balcones

Los ciudadanos valoran cada vez más disponer de espacios al aire libre

Los estudios para instalación de balcones se han multiplicado por 3 en las últimas semanas

Más de la mitad de las viviendas existentes no dispone de espacios al aire libre

Hace unos días salimos en Cuatro al Día para ciertas inquietudes que nos ha provocado el COVID-19. Vivir confinado en una vivienda sin jardín ni balcón es un sufrimiento extraordinario, pero sobre todo, innecesario. Durante los últimos años, decenas de comunidades de vecinos han mejorado sus edificios incorporando balcones. Se trata de una nueva tendencia de rehabilitación que cobra fuerza con el confinamiento.

La rehabilitación de viviendas colectivas se ha centrado durante los últimos años en obras de aislamiento térmico e instalación de ascensores. Sin embargo, junto con la ejecución de estas mejoras, muchas comunidades se plantean la posibilidad de añadir balcones a sus edificios.

La mayor parte de las viviendas existentes tienen más de 40 años y el 8% de los pisos ni siquiera dispone de vistas a la calle. En muchos casos, son viviendas pequeñas que no responden a las necesidades actuales. Los clásicos problemas que sufren son la falta de aislamiento y accesibilidad. Tras más de un mes encerrados en nuestras casas, nos hemos dado cuenta de otra gran deficiencia: nos falta luz y nos falta ventilación.

La inquietud social existe, y ahora más que nunca. El paso más complejo supone alcanzar el acuerdo de la comunidad de vecinos, y el visto bueno del Ayuntamiento. A continuación, un estudio estructural del edificio definirá la mejor forma para lograrlo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies